Los principales signos de un cabello dañado

 ¿Tienes el cabello dañado? ¿Lo tienes sano? A veces puede resultar evidente, pero otras muchas no resulta tan sencillo descubrirlo. Vemos los principales signos que nos indican que tu pelo está dañado.

Ahora mismo puede que tengas tu cabello dañado y ni siquiera lo sepas y por lo tanto no le estés poniendo remedio.

Y es que aunque hay veces que puede resultar muy evidente este daño, en otras ocasiones las señales no son tan claras y no nos damos cuenta.

La realidad es que hay muchos factores que pueden dañar nuestro pelo. Algunos de estos factores son externos como las condiciones climatológicas y ambientales, el uso de tratamientos como tintes o champús poco adecuados o el exceso de calor al aplicar planchas o secadores.

Pero también hay factores internos como son la propia genética de cada persona, factores hormonales o incluso la edad.

pelo-dañado

Cabello dañado

En todo caso, y sea cual sea su origen, estos son los 4 signos del cabello dañado que debes conocer:

Puntas abiertas

Esta es, sin lugar a dudas, una de las señales más evidentes de un cabello dañado y suele está relacionado con el uso de forma continuada e inadecuada de secadores y planchas para pelo.

Las puntas abiertas también aparecen de forma natural y progresiva cuando más tiempo pasa desde la última vez que se corta el pelo.

puntas-abiertas

Puntas abiertas

Cabello fino y quebradizo

Un pelo fino, de por sí, se rompe con más facilidad y se cae más que un pelo grueso y fuerte, como es evidente.

Puedes tener el pelo fino de por sí, simplemente por tu genética y no lo puedes evitar, pero lo que si puedes evitar es su caída o rotura tomando las medidas oportunas para cuidarlo y fortalecerlo.

Pero también puede que tu cabello sea más grueso y en un determinado momento notes que pierda su fuerza y se caiga más de lo normal, lo cual es una señal evidente de que de ha debilitado y entonces habrá que buscar cual es la causa (estrés, alimentación inadecuada, cambios hormonales…).

Falta de brillo

Esta es una de las señales del cabello dañado que igual no detectes tan fácilmente, pero que también es una señal inequívoca.

Un pelo con brillo denota que está sano, mientras que un pelo apagado, opaco, nos indica que algo no va bien y que a tu pelo le pasa algo.

Hay 2 factores fundamentales que influyen en la pérdida de brillo del pelo: el primero es climatológico, por ejemplo por efecto del frío y el viento, que lo seca o por una exposición excesiva a los rayos ultravioleta del sol que lo deshidrata.

El segundo factor clave en la pérdida de brillo del pelo, se ve en cabellos teñidos o con mechas, por el uso de tintes y tratamientos inadecuados o por hacerlo con demasiada frecuencia.

El frizz

¿Has tenido alguna vez esa sensación de pelo encrespado, reseco y alborotado? Pues esto es lo que se conoce como el frizz.

El frizz se produce cuando el cabello está poco nutrido e hidratado y la mejor forma para evitarlo es el uso de forma regular de una buena mascarilla para el pelo, lo que le dará la hidratación que necesita y lo nutrirá en profundidad.

frizz

Frizz

Rutinas para tratar el cabello dañado

Ya hemos visto estos 4 signos principales de un cabello dañado y ahora que ya los conoces es muy importante que sepas detectarlos a tiempo para ponerle remedio lo antes posible.

¿Cómo hacerlo? Pues para el cuidado de un pelo dañado hay 3 conceptos que siempre, siempre debes de meterte en tu cabeza (nunca mejor dicho): alimentación, hidratación y cuidados.

Para poner en práctica estos 3 conceptos, hay 5 rutinas que deberías de seguir siempre y son estas:

  1. Alimentación: Hay que fortalecer el cabello, en primer lugar, desde dentro y para ello la alimentación es clave. Lleva una dieta equilibrada en la que no falten alimentos ricos en vitaminas y minerales como verduras, frutas o pescado azul.
  2. Complementos: Si por determinadas condiciones o por tu tipo de cabello, con la alimentación no es suficiente, funcionan muy bien los complementos alimenticios que puedes encontrar en cualquier farmacia y que le aportarán al pelo los nutrientes que necesita.
  3. Hidratación: La hidratación es clave para un pelo sano y como decíamos antes, para ello lo mejor es el uso de mascarillas para el cabello. Después de lavarlo, con el cabello aún húmedo, aplica la mascarilla u déjala que actúe durante unos 10 minutos para hidratar tu pelo profundamente.
  4. Masajes: No te estamos diciendo que debas de dar un masaje a tu pelo, pero sí a tu cuero cabelludo, siendo el mejor momento cuando te lo laves. Con este masaje lo que consigues es que los folículos pilosos reciban un aporte extra de sangre y oxígeno y por lo tanto ayude al crecimiento sano del pelo.
  5. Productos adecuados: A la hora de lavar o tratar tu pelo no te vayas a lo más barato o a lo primero que encuentres. Si aprecias tu pelo, mímalo y usa marcas de confianza, buscando por ejemplo champús con propiedades reconstituyentes y regenerantes.

Así que ya sabes, primero estate atento o atenta, ante cualquier signo que denote que tu cabello pueda estar dañado y si es así, sigue los consejos que te hemos dado para tratarlo, verás como de esta forma luces un cabello sano, fuerte y con un brillo inigualable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *