piel-atopica-origen-sintomas

¿Sabes lo que es la piel atópica?

Puede que hayas oído hablar de la piel atópica pero no tengas muy claro lo que significa. Descubre en este post todo lo que necesitas saber sobre esta afección cutánea.

Piel atópica o dermatitis atópica, seguro que son términos que te suenan pero… ¿sabes cuales son sus síntomas? ¿a quién suele afectar? ¿por que aparece? o ¿como se trata?

Lo cierto es que cuando hablamos de piel atópica, nos referimos a la dermatitis atópica, una enfermedad de tipo crónico que afecta a la piel y que se caracteriza por algunos síntomas como piel seca y descamada, con pizazón, hinchazón y enrojecimiento.

La dermatitis atópica es una afección de la piel bastante común en adultos, afectando a entre el 2 y el 5% de la población, pero más aún en niños, donde el porcentaje de afección en algunos países puede llegar hasta el 20%.

piel-atopica

Dermatitisatópica

El origen de la piel atópica

La dermatitis atópica, también conocida como eccema atópico, es una enfermedad de la piel de la que aún no se sabe a ciencia cierta su origen.

Sin embargo, si que existen evidencias que podrían vincular la dermatitis atópica con la fiebre del heno y el asma.

Sea cual sea su origen, lo que si es evidente es que su incidencia va cada vez mas en aumento, sobre todo en países occidentales, donde se han llegado a duplicar y hasta triplicar los casos en los últimos 30 años.

¿A quién afecta la dermatitis atópica

Como decíamos, la dermatitis atópica es muy frecuente en niños, especialmente en bebés en sus primeros meses de vida, tendiendo a desaparecer cuando cumple los 3-4 años de edad.

La piel atópica en bebés se manifiesta en forma de erupciones que se dan sobre todo en el rostro, cuero cabelludo y zona de los pañales y que en algunas ocasiones pueden llegar a infectarse y supurar.

En adultos, el eccema atópico aparece asociado muchas veces asociado a otras afecciones como el asma y las alergias y tiene también un componente estacional, ya que en determinados periodos como el invierno sus síntomas se suelen agravar.

La dermatitis atópica en adultos se puede dar en cualquier parte del cuerpo, aunque sobre todo es en pliegues, en la nuca, en las muñecas o en el dorso de manos y pies, donde es más frecuente.

bebe-piel-atopica

Piel atópica bebé

Factores que influyen en la dermatitis atópica

Aunque como decíamos aún se desconoce el origen de la piel atópica, si que existen agunos factores que pueden favorecer su aparición, son estos:

  • Genética: Como también anticipamos antes, hay evidencias que vinculan la dermatitis atópica con 2 enfermedades como son el asma y la fiebre del heno, por lo que si uno de los progenitores padece alguna de estas afecciones, es mas probable que el hijo acabe sufriendo piel atópica.
  • Genero: Si nos vamos al sexo, aunque no hay una diferencia muy marcada, si que es cierto que afecta en mayor medida al género femenino que al masculino.
  • Clima: Si ya comentamos que la piel atópica tiene un cierto componente estacional y que se da mas durante el invierno, también tenemos que decir que en climas fríos es más frecuente que en cálidos. Vamos que en Noruega se da más que en Venezuela.
  • Factores medio-ambientales: De igual manera, la dermatitis atópica se relaciona también con el grado de contaminación de una determinada ciudad o región. A más contaminación, más piel atópica.
  • Edad de la madre: Y finalmente otro factor que también se ha podido contrastar es el de la edad de la madre en el momento del parto, siendo los hijos de madres tardías mas proclives a sufrir eccema atópico que los de madres más jóvenes.

Cómo tratar la piel atópica

Prevenir la aparición de la piel atópica es muy complicado, aunque lo que si se puede hacer es tratar y aliviar sus síntomas.

Estas son algunas de las medidas que funcionan:

  • Evitar el rascado del eccema, ya que esto no hace sino agravar y empeorar los síntomas.
  • Usar productos para la higiene y cuidado de la piel probados dermatológicamente e hipoalergénicos.
  • A la hora de vestirse evitar tejidos sintéticos o la lana y priorizar otros como el algodón.
  • A la hora de ducharse, evitar el agua muy caliente y los baños prolongados, siendo mejor el agua templada y en baños cortos.
  • Cuidado con ciertos alimentos, cuya ingesta puede empeorar los síntomas, para lo que debemos estar atentos si al consumir alguno observamos que se ha producido un brote.
  • También es importante mantener un ambiente adecuado en el hogar, ventilando con regularidad y evitando los ambientes secos, para lo que tener un humidificador te vendrá muy bien.
  • Utiliza hidratantes y emolientes con regularidad, ya sean en forma de cremas, lociones, aceites… que mantienen tu piel hidratada y flexible y así minimizamos los síntomas de la piel atópica.
  • Y finalmente y a correlación con el anterior punto, dentro de las fórmulas de los emolientes indicados para tratar la piel atópica, busca principios activos como los ácidos grasos omega 6 o el licocalcón A, de eficacia demostrada.
crema-emoliente

Emoliente

Recuerda en todo caso que ante brotes de dermatitis atópica más severos, es necesario que acudas a tu dermatólogo para que te recete un tratamiento específico y adecuado.

Hasta aquí nuestra aproximación a la dermatitis atópica, esperamos que os haya servido para conocer más sobre esta enfermedad tan común en nuestros días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *